Los colegios aceleran las licencias de actividad

30 septiembre, 2016

Los colegios profesionales han rebajado a dos meses el plazo para resolver los trámites de las licencias de actividad que estaban paralizados por el colapso de la Administración. La Generalitat ha llegado a un acuerdo con siete colegios profesionales para agilizar la tramitación de licencias por la falta de funcionarios. Empresas como Dulcesol para su nueva planta o firmas de la cerámica de Castelló ya han utilizado un servicio que les permite ahorrarse un año de espera, según explicó el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales, Miguel Muñoz Veiga. Los colegios quieren extender el servicio a las licencias de actividad municipal, aunque legalmente es más complicado.

Medio Ambiente recurre a los técnicos ante el colapso que provoca retrasos de un año por falta de funcionarios.

La Conselleria de Agricultura ha firmado el convenio con el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales; de Ingenieros de Caminos, de Canales y Puertos; de Agrónomos; de Químicos; de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Valencia y Castelló; de Ciencias Ambientales; y de Ingenieros Técnicos Industriales. El acuerdo reconoce el papel de los colegios profesionales en materia de prevención, calidad y control ambiental, y les permite colaborar en la certificación de la verificación documental previa a la solicitud de las autorizaciones ambientales integradas y de la concesión de licencias ambientales.

El colapso de la Administración se ha visto agravado por la entrada en vigor de una directiva europea que ha modificado los requisitos de las licencias de actividad industrial para reducir la contaminación. «El problema es que la Administración lleva años sin contratar a nadie y no tiene medios. Hay trámites que tardan un año en resolverse y las empresas no pueden esperar ese tiempo», subrayó Muñoz Veiga.

El servicio que ofrecen los colegios profesionales tiene un coste que pagan las empresas, pero los responsables del proyecto insisten en que es «muy bajo y compensa no tener que esperar». «Las empresas tienen ahora dos vías. La primera es recurrir a la Administración y esperar. La segunda es acudir a los colegios y reducir el plazo de espera. Lo que antes costaba un año lo estamos resolviendo en dos o tres meses. Este es un ejemplo de como la Administración puede actuar de manera sensata para resolver un problema. Hay situaciones como esta que no se pueden solucionar a corto plazo de otra manera», añadió el decano del Colegio de Ingenieros Industriales.

Miguel Muñoz Veiga precisó que Dulcesol ha recurrido al Colegio de Agrónomos para su nueva planta en Gandia.

Fuente de la noticia: www.levante-emv.com

Colaboradores

0

Tu carrito