¿Quién protege a los ciudadanos del mal profesional?

25 agosto, 2017

Se ha observado reiteradamente una extraña tendencia a liberalizar los servicios profesionales, y una extraña dirección –por calificarlo de alguna manera– para evitar la colegiación obligatoria. Los colegios profesionales cumplen una auténtica función de servicio público, pero un servicio que supone una verdadera sustitución de la obligación que, en realidad, tiene el Estado y sus administraciones públicas para velar por que los ciudadanos reciban los servicios de los profesionales de una forma adecuada, con calidad y evitando una mala praxis.

Colaboradores

0

Tu carrito