«Quiero ser ingeniera mecánica porque mi abuelo me inculcó la afición por los coches»

7 septiembre, 2017

Los nuevos alumnos de Grado en Ingeniería de la Rama Industrial de la ETSID de la UPV han vivido hoy una jornada de acogida. Acaban de aterrizar en la universidad y quieren ubicarse lo antes posible; saber qué opciones tienen y qué instituciones les pueden apoyar desde primero hasta que salgan del campus con el título debajo del brazo. Entre ellas, el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales y de Grado de Valencia, que mantiene un estrecho vínculo con la Escuela Técnica Superior de Diseño de la UPV.


El salón de actos de la ETSID.

El COGITI es la entidad que podrá ayudarles y orientarles una vez finalizados los estudios que acaban de comenzar. La resposable técnica del colegio, María Hortensia Gabarda, ha sido la encargada de poner en antecedentes a los jovencísimos estudiantes y de explicarles todos los servicios que tendrán a su disposición cuando sean graduados.


María Hortensia Gabarda, responsable técnica de COGITI Valencia.

Hemos comprobado que había más chicas de lo que viene siendo habitual en las carreras técnicas. Aunque no sirve como dato estadístico, en el recuento nos salía una proporción algo menor de tres a uno. Es decir, que más del 25% de los asistentes eran del género femenino. Un paso más para alcanzar la paridad o la superioridad de mujeres que se da en otros estudios como abogacía o medicina. Tras la charla, hemos hablado con algunos de ellos. Les hemos hecho las dos mismas preguntas a cada uno: por qué han escogido este grado y si conocían los colegios profesionales antes de hoy.



María Boldishkova:
«Me gustan mucho los coches y por eso he escogido ingeniería mecánica. Mi abuelo es mecánico y tiene un taller. Todos los veranos me intereso por su trabajo, le ayudo, y desde pequeñita me lo ha inculcado. Me dijo: ‘Tú vas a estudiar algo relacionado con los coches’. Y aquí estoy. No sabía que existían los colegios de ingenieros. Después de acabar la carrera hay muchos ingenieros que no tienen trabajo y creo que es una buena forma de entrar en una bolsa de trabajo, de que te ayuden y de que te formen. No sé si este año o el que viene me gustaría pasarme para que me informen dónde puedo trabajar exactamente después de acabar mi grado. Aún no lo tengo muy claro».



Julio Salvador:
«He cogido el grado de electrónica industrial y automática porque he visto que ofrece muchas ventajas: tiene estudios en inglés, lo que aporta un valor añadido. Tiene muchas salidas de robótica, una disciplina que me interesa mucho. Puede servir para varias cosas, me atraen los robots y sobre todo los drones. También se puede enfocar después a audiovisuales. Conocía la existencia de los colegios profesionales pero no sabía muy bien de qué iban. Por lo que nos han contado, te puede dar bastante salidas y ayudar en el mundo laboral. En los inicios te puede ayudar de manera eficaz a meter un pie en ese mundo».



Claudia Rubio:
«Estudio ingeniería mecánica. La especialidad de mecánica no sé exactamente por qué la cogí, era la que más me llamaba la atencion, pero quiero ser ingeniera porque siempre me ha gustado mucho la física y las matemáticas. También estoy bastante concienciada con el tema del medio ambiente y es lo mejor que he encontrado para dedicarme a crear un mundo más sostenible. Acerca de los colegios, sabía que existían pero nunca me habían dicho para qué sirven. Me ha gustado conocerlo, me ha dado seguridad sobre todo a la hora de mirar al futuro, es una especie de plataforma a través de la cual puedes lanzarte al mundo profesional».



Rafael Martínez:
«He optado por la electrónica industrial porque dentro de las ingenierías tiene un campo bastante amplio, se puede enfocar a todo lo que más me gusta. Ni sabía no que existían los colegios profesionales, nunca me habían hablado de eso, me ha parecido bastante interesante. De hecho igual pruebo un año, y si veo que me gusta continuaré».



Isabel Martínez:
«De siempre me ha gustado mucho todo lo relacionado con la electricidad y me parecía una buena escuela para venir y cursar el grado de ingeniería eléctrica. Como me llegaba la nota he venido para ver cómo es y de momento me gusta el temario y todo lo que está relacionado con estos estudios». A Cristina le ponemos falta porque no llegó tiempo a la charla del COGITI. «Me lo contarán mis compañeras», dice mientras ríe.



Pablo Catalá:
«He elegido electrónica industrial y automática porque es una de las ingenierías que más se acercaban a lo que me gusta y tiene bastantes salidas profesionales, sobre todo en automatización, fábricas, y eso es lo que más me llama la atención. Había oído hablar un poco de los colegios pero no sabia su funcionamiento ni los servicios que ofrece. La charla me ha servido para saber que están bastante bien, tiene servicios que parecen interesantes, sobre todo para el tema del mundo laboral. También está bien lo del seguro por si alguien la lía».

Colaboradores

0

Tu carrito